Lucho Contra El Cáncer

Cosas del Cáncer

Comer era una de las cosas más especiales para mí, porque era escoger los alimentos que prepararía, experimentar con sus sabores, mezclarlos, conocer sus características, hasta obtener algo que me agradara. Si era memorable y grata la experiencia, solo esperaba la oportunidad de preparar ese plato para brindar a mis hijos o a alguien a quien le tuviera afecto. Para mí, cocinar y compartir la comida era una forma de expresar amor.
Ahora, en este momento de mi vida, en el que mi organismo está “reconfigurándose”, comer se ha convertido el 80% de ocasiones en algo difícil, doloroso, complicado. Es deprimente que algo que amabas hacer se haya vuelto en algo tan estresante.
Esa nueva realidad es la que trato de aceptar a diario, y como yo, cada caso es singular y cada sobreviviente o paciente de cáncer lucha una guerra distinta y adicional a la que todos de por sí ya libramos.


Si bien, tal vez perdí para siempre esa pasión y ese momento especial para mí, gané otras pasiones y redirecciono mi vida para vivirla sin concentrarme tanto en lo que perdí, sino en lo que gané al tener la oportunidad de un día más para reinventarme.

Cuéntame tus historias, escríbeme. A veces sacar lo que llevamos adentro, con alguien que de alguna manera atraviesa lo que tú, es una mano que ayuda a sostener la vida y los sueños.

LO MÍO ES VIVIR, PARA MORIR HABRÁ DEMASIADO TIEMPO

También puedes donar con PayPal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.