Lucho Contra El Cáncer

El paciente catastrófico que además de luchar contra la enfermedad, debe luchar contra la indolencia del Estado.

MI CALVARIO POR ATENCIÓN, MI CALIDAD DE VIDA Y TRATAMIENTO DEPENDE DE LA BUENA VOLUNTAD DE UNA SERVIDORA PÚBLICA.

Lo que ven es lo que actualmente queda de mi estado físico. Ese estado es muy cercano también a mi estado anímico. En este último mes pasé tantas veces por emergencias de hospitales… , en el día, la madrugada, la tarde o la noche. Dolores que tenía desde hacían meses y a nadie le parecieron importantes, se venían incrementando desde hacía meses. Nunca cedieron, solo se agudizaron cada vez más, al punto de no dejarme conciliar el sueño por varias semanas, y cuando hablo de no dejarme conciliar el sueño, literalmente me refiero a que no podía pegar los ojos y dormir por más de 2 minutos. Esos despiadados ataques de dolor me hacían sudar frío al punto de tenerme que cambiar de ropa hasta 12 veces en la misma noche. Mi claridad mental se vio afectada al punto que ya no sabía con precisión en qué día o semana o mes o año estábamos. Se vio afectada al punto de tomar la decisión de no hablar con mis hijos para que no se preocupen, porque desvariaba, porque a veces solo me quedaba callado apretaba los dientes y cerraba los ojos para resistir otra oleada de dolor sin desmayarme, solo se iban las lágrimas que cada vez eran menos, porque estaba muy deshidratado. (Pero de eso y de lo que sucedió por esto, les hablaré en otra ocasión, solo les anticipo que me hicieron 4 procedimientos quirúrgicos en 1, casi no sobrevivo, ahora peso 46,5 Kilos…)

En uno de mis viajes a urgencias al hospital público, después de pasar toda la noche en una camilla con sábanas percudidas de sangre -de quién sabe cuántas personas heridas-, llegó un médico y me dijo que mis dolores no solo tenían que ver con que mi vesícula estaba llena de cálculos pequeños, medianos y barro biliar, sino por los otros tumores cancerígenos que tenía (cosa que para el momento no tenía idea y el médico de manera muy “amable, considerada y humana” me había hecho enterar de esa forma en ese momento).

Mi médico ese mismo día solicitó que se me hiciera de manera URGENTE 3 exámenes precisos que no realizan en ese hospital público, eso sucedió en la segunda semana de mayo. Los exámenes debieron ser gestionados por Trabajo Social, de ese hospital, hasta el momento, Ivonne, la encargada de ese particular no ha gestionado absolutamente nada. La misma funcionaria tuvo 3 semanas los documentos en los que pusieron mal mi número de historia clínica, en vez de llamarme para que de ser el caso yo mismo fuese a hacer la corrección de su error, esperó que fuera para decirme con la sonrisa de burla más grande que he visto en mi vida “ha estado mal eso, vaya para que le cambien esa hoja y vaya a hacer sellar otra vez en imagen, que le pongan el sello que nosotros acá no hacemos ese examen”, “yo le he de llamar cuando ya esté para que vaya a ver dónde le hagan”. Recuerdo ver su rostro, su indolencia, su más profundo desprecio para mí, para mi condición, para mi dolor, para mis hijos, para todos quienes padecemos una enfermedad catastrófica. Ella es la representación del Estado cobarde que pisotea a quienes ya no tienen fuerza para luchar mas que por su propia vida, ella es la representación de todo lo que está mal y duele.

Nunca he maltratado a nadie, a pesar de que la impotencia y el dolor me han tenido al borde. Ese día, esa señora no solo me maltrató a mí un “X” paciente con cáncer, ese día me abrió los ojos y me mostró la perversidad más grande del ser humano.

Juro que ese día sentí y compartí las miles de lágrimas de quienes lo padecieron antes, de quienes murieron de dolor, de quienes se cansaron de buscar, porque sabían que no encontrarían nada.

NECESITO DE #URGENCIA REALIZARME UN #OCTREOSCAN, es un examen que mostrará dónde está el cáncer, cuánto han crecido los nuevos tumores y cuáles son los tratamientos que deben hacerme, para seguir luchando por mi vida. Es urgente, porque mi cáncer creció la primera fase de 8mm hasta el tamaño de 2 naranjas grandes, en menos de 28 días.

Han pasado más de 28 días desde que mi pedido ingresó a trabajo social, para que me “ayuden” derivándome a una institución que sí haga ese examen y aún nada… Tal vez para la servidora pública que tiene el poder de dar trámite a ese pedido de mi doctor le caí mal y no le es importante, lo que ella no sabe es que atrás de mí, como de los miles de pacientes con enfermedades catastróficas que luchamos por nuestras vidas, hay hijos, hay familia, hay dolor y cansancio, hay cada vez menos ganas de seguir y su actitud es un insulto a nuestra lucha.

#LuchoContraElCáncer

CUÉNTANOS TU HISTORIA

4 comentarios en «El paciente catastrófico que además de luchar contra la enfermedad, debe luchar contra la indolencia del Estado.»
  1. Felipe Ruiz dice:

    Lo siento mucho. Entiendo la impotencia. Se puede pensar en acciones legales. Ánimo.

    1. Noelle dice:

      Comprendo tu indignación, espero de corazón que puedas recibir la atención que necesitas tan urgentemente. Gracias por compartir tu historia y ayudar a visibilizar la indolencia del Estado y de lxs servidorxs públicos.
      Ánimo, fuerzas.

  2. rikkert dice:

    Que fuerte esto!

  3. Ruth Guerrero dice:

    Indignación y coraje por lo que te sucede. Qué la incompetencia en la salud pública te haya llevado a este estado es un crimen; no solo son delincuentes los que matan en las calles, también lo hacen en los hospitales con la indolencia y quemimportismo. Qué lo último que pierdas sea la esperanza! Cuéntanos a quién debemos llevar tu caso, por favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.