Lucho Contra El Cáncer

Lo mío es vivir, para morir habrá demasiado tiempo.

Lo mío es vivir, para morir habrá demasiado tiempo.

A propósito del día del padre, mis hijos vinieron a visitarme, me trajeron regalos maravillosos, mi hijo me regaló uno de sus carritos favoritos para que juegue y me mejore pronto. Mi hija me regaló una obra de arte, una hermosa pintura que hizo ella en lienzo con óleo (no es porque lo haya hecho ella, realmente es una hermosa pintura). Retiré mis fotografías que tenía colgadas en la pared y dejé solamente la obra de mi amor.


Veo a mis hijos y no siempre me siento más fuerte, los veo y a veces me desespero porque la incertidumbre es grande. Ellos nunca me habían visto tan golpeado, cuando me vieron después de los procedimientos, recuerdo que estaba con un saco con una capucha, que cuando me retiré se quedaron petrificados, asustados, dolidos. Mi hija solo atinó a abrazarme y a quedarse con su mejilla en mi hombro huesudo, por un largo rato. Mi hijo se acercó con cuidado y me tocó el brazo, luego me hizo como un “sana sana”…


Cuando escucho o leo “yo muero por mis hijos”, lo entiendo, pero creo que es solo una parte, ahora comprendo que el mayor acto de amor por los hijos es vivir para ellos, eso sí, con dignidad, valiéndose por uno mismo, luchando para sacarles adelante, para que sean mejores personas que uno, personas con menos traumas, con menos complejos, con menos resentimientos. Personas más felices y agradecidas con la vida.


Al enfrentar jornadas donde me juego la vida pienso en ellos, y solo le pido a Dios que si me va a tener acá todavía, que me tenga bien, autónomo, independiente, fuerte para seguir, le ruego que si no será así tenga la piedad de llevarme, porque no quiero que las últimas imágenes de mí sean dolorosas, no quiero que lloren sus corazones, no quiero que su mente guarde el recuerdo de un tipo al que le falló el cálculo y ni siquiera pudo despacharse antes de que le tragara la debilidad de no poder ni siquiera darse el adiós.

Yo no muero por mis hijos, yo lucho por vivir para ellos.
No nos puede estafar tanto el amor, no nos puede estafar tanto la vida. Debo vivir más y mejor, lucho a diario para eso. #Ayúdame a vivir un día más, ayúdame a vivir para servir.

Puedes donar por medio de la cuenta bancaría.

¿Dónde depositar?
Banco Pichincha
Cta. Ahorros
Número: 4442566000
Luis Mariño Carrera
C. I. 100264561-0
Correo: info@luchocontraelcancer.org
Cualquier banco del Vecino 

Si estas en el extranjero:

1 comentario en «Lo mío es vivir, para morir habrá demasiado tiempo.»
  1. María Luz Polit dice:

    Te admiro tanto querido Lucho, leo tus palabras llenas de amor y me inspiran a ser mejor, me recuerdan lo grande y milagroso que es ciertamente el amor. Oro por ti y tu familia, por tus hijos que ven la valentía traducida en actos de amor. Que Dios te bendiga, estamos juntos en tu lucha. No tengo el placer de conocerte pero en cada palabra escrita muestras tu alma y puedo decirte que te quiero mucho. Te mando todo mi amor y admiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.