Lucho Contra El Cáncer

Vivir con dignidad es mi legado y mi responsabilidad.

Vivir con dignidad es mi legado y mi responsabilidad.

Esta es mi lucha, es mi proceso, y todas las caídas y dolores son parte de mi ofrenda de amor y respeto a la vida.

No juzgo los procesos y sufrimiento ajeno, no los destaco, ni los subestimo: los respeto.

Me esfuerzo por mantener mi moral alta y mi fe inquebrantable. Me perdono cuando flaqueo y me caigo, porque soy humano.

Procuro vivir con alegría y abriendo los brazos para apoyarnos con quienes libramos esta batalla.

Mi fe, mi credo, mis procesos son míos y no los trataré de imponer de ninguna forma a nadie.

Si no puedo dar una palabra de aliento sincero, guardaré silencio y brindaré mi compañía.

Empatizo con quienes atraviesan esta enfermedad, apoyo sus emprendimientos y su digna forma de ganarse la vida, porque sé lo duro, difícil y costoso de nuestros tratamientos. Porque sé que mucha gente nos estigmatiza, discrimina y cierra puertas por nuestra enfermedad.

Apoyaré la lucha por la reivindicación de los derechos de las personas que padecemos enfermedades catastróficas, para conseguir atención oportuna y prioritaria por parte de los entes estatales responsables.

No me aprovecharé de mi enfermedad o condición para lucrar, mentir o engañar a las personas, no me aprovecharé de sus buenas intenciones y su buen corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.